88A15A03-4D5F-48E3-B895-411E6B35D5D2

¿Cuántas veces te ha ocurrido? Has decidido adelgazar, incluso te has puesto a dieta, empiezas con muchos ánimos y al cabo de unos días, o semanas, de repente, ocurre algo que te preocupa, que te perturba, que te desestabiliza. Ya sabes una mala noticia, un accidente, la enfermedad de alguien cercano… no hace falta que sea algo grave, simplemente es necesario que lo identifiques como un problema, y en ese momento mandas la dieta al cuerno, porque tienes cosas más urgentes en las que centrarte y decides que la retomarás cuando todo haya vuelto a estabilizarse. Seguro que te ha pasado muchísimas veces, nos ha ocurrido ha todos. Sin embargo hay dos cosas que tienes que tener en cuenta cuando se de esa situación: Primero, la mayoría de esos problemas no tendrían por qué afectar a tu dieta, incluso si el coche ya no arranca, tu hijo tiene sarampión, y tu amiga del alma se divorcia, tú vas a seguir comiendo, y nada impide que comas lo que más te conviene, segundo, la mayoría de los problemas que vas a aducir en realidad no son tan graves, son simples excusas para no continuar con la dieta y no sentirte demasiado culpable, al fin y al cabo todo es por un imprevisto sobre el que tú no tienes control, y tercero, y más importante, si esperas que tu vida sea perfecta para hacer algo, jamás harás nada. Por lo tanto, olvídate de esperar el momento ideal y empieza ahora a trabajar por tus objetivos, no tiene sentido esperar. Recuerda la vida está compuesta de momentos, unos buenos y otros malos y, jamás, va a haber un periodo de tu vida en la que, durante un largo periodo de tiempo, no haya ningún momento malo, es más, si lo hubiese, ya buscaríamos nosotros algo de lo que preocuparnos. En el fondo nos va la marcha.

La información presentada en esta obra es simple material informativo y no pretende servir de diagnóstico, prescripción o tratamiento de cualquier tipo de dolencia. Esta información no sustituye la consulta con un médico, especialista o cualquier otro profesional competente del campo de la salud. El contenido de la obra debe considerarse un complemento a cualquier programa o tratamiento prescrito por un profesional competente de la medicina. Los autores están exentos de toda responsabilidad sobre daños y perjuicios, pérdidas o riesgos, personales o de cualquier otra índole, que pudieran producirse por el mal uso de la información aquí proporcionada.